Bio

Contar una historia a través de una fotografía es curioso: observas durante horas cómo se mueve el mundo, con la intención de congelarlo en el momento preciso. Capturar una imagen es fácil, pero lograr que diga algo, que transmita, que tenga voz propia, no resulta sencillo. Putas alegres y actores tristes, vagones vacíos y calles llenas, mendigos ricos y actores pobres, días negros y noches blancas, paseos del prado y cañadas reales. Me gusta contar historias…

La vida corriente es extraordinaria, y llevo unos años descubriéndola y fotografiándola. Te invito a compartirla conmigo. Bienvenid@